"El impacto del Derecho Penal de Emergencia"

En los últimos años, México ha vivido una pugna entre el garantismo y el derecho penal de emergencia. Un ejemplo han sido los vaivenes de reducción y aumento de criterios para imponer prisión preventiva. Nuestro país primero disminuye para luego aumentar el catálogo de delitos graves y después de Prisión Preventiva Oficiosa, lo que se advierte desde hace ya varias décadas y hasta la fecha, así lo alertó el abogado Marco Del Toro Carazo.

Como especialista en la materia, explicó que la implementación del sistema oral significó un avance importante para el acceso a un mejor modelo de impartición de justicia; no obstante, el principal problema ha sido el que se están consolidando parámetros inadecuados durante los procesos.

“Lo que debe de encontrarse es una fórmula objetiva para que el juzgador razone cuándo procede la prisión preventiva justificada, específicamente en lo referente a riesgo de fuga, a fin de evitar un abuso en dicha figura en detrimento de la libertad”, señaló.

Enfatizó que el uso excesivo de la orden de aprehensión y el auto de formal prisión fueron contraproducentes para el sistema mixto penal y para la formación de un ánimo de linchamiento en la ciudadanía, propio de épocas medievales. “Nuestra lógica es mantener un sistema de derecho penal garantista, pero eficaz, y la eficacia no tiene que estar peleada con los derechos fundamentales”, afirmó.

El connotado penalista se refirió a las deficiencias que muestra el actual sistema de justicia, entre ellas, la investigación policial que es el principal sustento para esclarecer un hecho delictivo. Mencionó, además, que el Poder Judicial de la Federación ha sido víctima de la política, misma que puede ser determinante en el proceder de diversos asuntos públicos, perjudicando la recta impartición de justicia.

“Mientras los actores intervinientes no jueguen su respectivo rol de la manera más profesional y ética, el resultado, lamentablemente, no puede ser el más correcto. Yo creo que debe haber un respeto entre poderes, pero también una autoevaluación y autocrítica en estos porque muchos asuntos se ven afectados por factores metajurídicos e, incluso, “metálicos”, aseveró.

El abogado Marco Del Toro consideró que debe privilegiarse la materia penal paradarcertidumbrecientíficayobjetiva a este escenario, para lo cual es esencial en efecto combatir la corrupción que ha crecido y de la que poco se habla en los foros penales académicos. Pasar por alto esa realidad no permite avanzar hacia la consolidación de un Estado de Derecho.

Bajo la lógica de que la materia penal exige conocimiento de la dogmática jurídica, donde la fuente más importante es, a su juicio, la doctrina, el abogado Marco Del Toro trabaja asiduamente en asuntos de alta especialización de relevancia nacional sin haber perdido hasta hoy una sola defensa. Su pasión por el Derecho es el motor de su vida profesional, lo que lo ha llevado a múltiples países para hacer justicia en asuntos, incluso, en materia de extradición internacional.

Afirma que el Derecho, como el ajedrez, exige prever movimientos, Asimismo, considera que todo abogado debe incorporar en su práctica la defensa de asuntos Pro Bono con idéntica intensidad que el resto de los que patrocina.

Respecto a la primera presidenta en la Barra Mexicana, Colegio de Abogados, Mtra. Claudia de Buen, comentó que es algo extraordinariamente positivo, porque es una profesionista seria, dedicada, hija de un gran abogado, Don Néstor de Buen, de quien recibió una formación de justicia, de no privilegiar el tema económico por encima de ejercicio correcto de la profesión.

Contáctanos

55 5201.0700

www.deltoroasociados.com

Av. Paseo de la Reforma #516 Col. Lomas de Chapultepec C.P. 11000 Alc. Miguel Hidalgo, CDMX