Publicado el

Las épocas de crisis son oportunidades de crecimiento

Desde su fundación en el ámbito regional hasta su expansión a nivel nacional, Katz & Gudiño Abogados ha logrado su consolidación bajo la filosofía de que no puede haber crecimiento sin compromiso social. “Empezamos como una firma regional en Guadalajara y Ciudad de México, gracias a la calidad del servicio hemos expandido el ejercicio de nuestra práctica a Nuevo León, Coahuila, Chihuahua, especialmente hacia el sur, a Yucatán, Tabasco, Campeche, Quintana Roo y próximamente Mérida”, detalla Juan Pablo Gudiño Coronado, Socio Fundador.

Fortaleciendo sus áreas de práctica en Derecho Constitucional y Amparo, Derecho Penal, Derecho Corporativo, Derecho Mercantil, Civil y Familiar, Katz & Gudiño, S.C. logró una importante fusión con el Despacho Peñúñuri Abogados, S.C. en enero del 2020. “La fusión fue una evolución natural que nació de la amistad entre colegas. Poco a poco nos dimos cuenta de los beneficios que tenía unirnos de forma permanente, tanto para nuestros clientes como para desarrollarnos profesionalmente. La base de este Despacho es el respeto a nuestra filosofía. Las prioridades siempre serán el servicio al cliente, los estándares más altos de ética y fortalecer nuestro capital humano”, puntualiza Jorge Peñúñuri Pantoja, Socio.

Los Socios Fundadores y abogados asociados están convencidos de que para ser grandes abogados deben ser grandes seres humanos. Con el ímpetu de seguir creciendo y aprendiendo, la Firma ha enfocado sus esfuerzos en la constante actualización y desarrollo interno de todos sus colaboradores por igual. “La fortaleza e integración que hemos tenido como Despacho es la que nos ha permitido crecer. El trabajo tiene su resultado, la mayor meta que puede tener un pasante es llegar a ser socio”, señala Juan Benavides quien en 2009 se integró al equipo de abogados como pasante y a partir del 2014 logró una importante posición como Socio del Despacho.

En el contexto actual, han enfrentado la pandemia con mucha responsabilidad. “El cliente se sintió vulnerable, no sólo económicamente dañado sino además jurídicamente y lo que hicimos en el Despacho fue estar a su disposición en tiempo real a través de herramientas tecnológicas para darle la mejor solución. La autoridad está viviendo algo que evidentemente no estaba preparada para vivir. Nosotros sentimos que fue un proceso lento; la demanda rebasó la capacidad de las autoridades”, apunta Juan Pablo Gudiño Coronado.

Por su parte, Ilan Katz Mayo Socio Fundador agrega “los despachos más importantes de México siempre han crecido en época de crisis, en general hemos visto el crecimiento a pasos agigantados de las firmas de Litigio, y esta contingencia en particular, icónica, histórica, única, distinta a todas las demás, es una crisis social de falta de confianza. Lo que percibo en el foro es que hay un desgaste en la imagen de la autoridad y el Estado de Derecho, y ante esta grave situación la participación de los asesores jurídicos se vuelve aún más importante sobre todo a nivel institucional en donde la conducta ética es fundamental para la contratación de un abogado”.

Con la misma calidad y comprometidos con la labor de la Fundación Barra Mexicana, Colegio de Abogados, la Firma participa activamente en la atención de asuntos Pro bono enfocados al tema de equidad de género y falta de abastecimiento de medicamentos a niños con cáncer. A través de herramientas jurídicas buscan lograr que el gobierno no incumpla con su responsabilidad y garantía constitucional del derecho a la salud para poder tener una vida digna. Al respecto, Gudiño Coronado señala “trabajamos para hacer que se cumpla la garantía constitucional del derecho a la salud. Es inmensamente satisfactorio cada vez que vemos que con una resolución o suspensión de un juez obliga al IMSS, ISSSTE o demás autoridades del sector a que den el medicamento en inmediato a niños que están enfermos de cáncer. Eso justifica todo el tiempo y dedicación que le damos día con día para prepararnos mejor como abogados”.