Publicado el

Plantean reformas a favor de menores que viven en cárceles

Verónica Ángeles

Con el objetivo de “visibilizar” a los menores que junto con sus madres están en los centros de reclusión de la entidad, la diputada local, Erika Rodríguez Hernández, presentó una iniciativa para reformar la Ley de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes para el estado de Hidalgo.

En la iniciativa se plantea, en primer lugar insertar el concepto de establecimientos penitenciarios, y establecer dentro de sus competencias, que puedan adoptar medidas de protección especial de derechos de niñas, niños y adolescentes que se encuentren viviendo con sus madres en situación de reclusión.

LOCAL

Aprueban reformas a la Ley de Salud

Además, garanticen el pleno respeto y protección de los derechos de las niñas y niños que viven con sus madres en situación de reclusión, con la implementación de acciones que permitan y fomenten su crecimiento y desarrollo integral.

La legisladora propuso se garantice el derecho de los menores a una alimentación saludable, educación, vestimenta y atención médica, atendiendo el interés superior de la niñez.

Asimismo, se propone que los establecimientos penitenciarios cuenten con espacios físicos que permitan las condiciones de vida que garanticen el sano desarrollo y crecimiento de niñas y niños que viven con sus madres en situación de reclusión.

Lo anterior, al considerar que el Centro de Estudios Constitucionales de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, alerta sobre la existencia de niñas y niños invisibles como se les conoce, en las cárceles de México, señalando que son “aquellos menores de edad cuya existencia y necesidades son desconocidas o pasan desapercibidas para el Estado, por lo que no se les otorgan cuidados o medidas especiales de atención, y se encuentran en desprotección ante situaciones que ponen en peligro su integridad, tales como la violencia, la delincuencia, la privación de su libertad”.

Los espacios donde se desarrollan, señaló “se caracterizan por pobreza, inseguridad y hostilidad, constituyéndose como una circunstancia negativa para su desarrollo, generando la presencia de problemas psicosociales, y en su caso, pueden convertirse en patologías de difícil desarraigo”.

FUENTE: elsoldehidalgo